Panoramica nocturna738x246
07 ago 2012 1 comentario Redacció

Una ruta por las estrellas

Si este verano decidimos ir un poco más allá en la obervación del cielo, tan típica de estas fechas, y descubrir los secretos que esconde el firmamento, una buena opción es buscar un observatorio cercano que nos ayude a abrir las puertas de las constelaciones.

Documentarse es el siguiente paso. No es recomendable comenzar el aprendizaje en blanco. Y en lo referente al material, se necesita muy poco: un mapa de las estrellas y un bloc de notas para apuntar lo aprendido serán más que suficientes para el viaje. Y si el objetivo es impresionar a los acompañantes, un poco de investigación sobre la mitología que envuelve el Universo puede ayudarnos a dejar a algún amigo con la boca abierta.

A la hora de escoger el lugar exacto, los entendidos recomiendan observar las estrellas lejos de las grandes ciudades –para evitar la contaminación lumínica y la polución–. De todos modos, para hacer una buena introducción en el mundo de las estrellas sin tener que irse muy lejos, el Observatori Fabra de Barcelona puede ser un buen aliado.

La cúpula del observatorio y el cielo estrellado de Barcelona

Un poco de historia

En 1895 la Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona presentó a la Diputación de Barcelona el proyecto para construir un observatorio en el Tibidabo. Era una propuesta ambiciosa que tenían que proyectar los arquitectos Josep Domènech i Estapà y Eduard Fontserè, pero lamentablemente no pudo ver la luz por cuestiones económicas y porque interfería con otros proyectos, como la construcción del Temple del Sagrat Cor del Tibidabo.

La entrada del observatorio

Sin embargo, siete años más tarde, en el Camí de l’Observatori y gracias al legado de Camil Fabra se hizo realidad el sueño, que respetaba el proyecto inicial.

La astronomía, la meteorología y la sismología son los tres dominios en los que trabaja desde entonces.

La sala de juntas

Muchas opciones para visitarlo

Los que quieran conocer a fondo este espacio tan especial de Barcelona tienen diferentes alternativas.

Los más diurnos pueden acudir los domingos y festivos a las 11 y a las 12.30 y escuchar las explicaciones de los diferentes campos científicos de la mano del equipo del observatorio. También muestran la sala modernista y los dos telescopios centenarios, y explican la vida doméstica que se hacía en el edificio a principios del siglo XX.

El telescopio

Aunque estas visitas de mañana no se hacen en agosto, Alfons Puertas, meteorólogo del observatorio, las recomienda sin dudar: “Yo destacaría las visitas diurnas de los domingos por la mañana, porque son la forma más económica de conocer el observatorio en profundidad. Cuestan 2 euros, duran hora y media y muestran muchas cosas que la gente ni se imagina”. Y no es necesario reservar.

También tienen mucho éxito las visitas nocturnas para observar el cielo de Barcelona. Se realizan todas las semanas de octubre a junio y es necesario reservar al 934 312 139. Cuestan 10 euros y los menores de 7 años entran gratis.

Ahora es la época de las “Cenas bajo las estrellas”, una actividad que solamente se organiza en verano, del 15 de junio al 22 de septiembre. Hay que reservar al  93 327 01 21.

Si se trata de un grupo o de una escuela también se organizan visitas guiadas para las que el horario se adapta a las necesidades del grupo.

Y para acabar, una curiosidad. Cada semana actualizan el álbum fotográfico de meteorología con nuevas imágenes del tiempo. Es éste: http://www.flickr.com/photos/72073661@N07/

Comentarios

  1. Marc dijo esto el 28 ago 2012

    Mirar les estrelles ha estat sempre el meu passatemps favorit. Recomano l’Observatori Fabra i tots els professionals que hi treballen per la seva gran atenció i els seus grans coneixements d’astronomia.

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.