PHOTO7_0120_738x246
30 jun 2012 0 comentarios Lídia Penelo

Un día de rafting en la Noguera Pallaresa

Si os gustan los deportes acuáticos en los Pirineos de Lleida encontraréis sensaciones únicas tanto en ríos salvajes como en los lagos de aguas tranquilas. Lleida es líder en España en deportes de aventura, y hay un montón de empresas especializadas con monitores experimentados que ponen a vuestro alcance un amplio abanico de actividades tan diversas como el piragüismo, la canoa de lago, el kayak, el hidrospeed, el descenso de barrancos o el esquí náutico, por sólo citar algunos.

De todas estas actividades el rafting es la que tiene más éxito. Quizás tenga algo que ver el hecho de que La Noguera Pallaresa sea uno de los mejores ríos de Catalunya y España donde practicar el rafting porque es uno de los más rápidos. Nace a más de 2000 metros de altitud y después de recorrer 146 kilómetros desemboca en el río Segre.

Seguramente, ya sabréis que el rafting consiste en el descenso de los rápidos de un río en una embarcación de goma, y ​​que se trata de una actividad que se realiza siempre en grupo. Los especialistas de este deporte coinciden en afirmar que para iniciarse sólo es necesario buena voluntad, llevar un bañador y una toalla, ya que la empresa organizadora del descenso proporciona el resto del material necesario como el traje de neopreno, el casco, los escarpines, y también un seguro médico.

Llavorsí, un buen punto de partida

Una de las escuelas de deportes de invierno y de aventura más veteranas de la zona es Roc Roi, especializada en la organización de descensos en las aguas bravas de la zona. Los trayectos se adecuan a las necesidades de los clientes, y unos de los más demandados y espectaculares es el que va de Llavorsí a Rialp, ya que en dos horas se recorren unos 12 kilómetros de pura adrenalina.
Ahora bien, si vais acompañados de niños o sois debutantes y preferís una iniciación más suave podéis optar por la ruta que conecta Escaló con Llavorsí, un descenso de 8 kilómetros.

Y si por el contrario, sois navegantes experimentados, os podéis atrever con un viaje de un día entero y salir de Llavorsí para llegar al desfiladero de Collegats, a 52 kilómetros de distancia. Lo más importante es que seáis conscientes de vuestras fuerzas y que sigáis las indicaciones de los profesionales.

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.