Sant Pere de Montgrony
18 sep 2012 1 comentario Redacció

Tras la pista del Comte Arnau

La leyenda ha convertido al Comte Arnau en el mito por excelencia de la Catalunya medieval. Se basa en una canción popular que ha sobrevivido al paso de los siglos. Según la tradición, por culpa de sus pecados -mantener relaciones con una abadesa y no pagar a sus vasallos por trabajos que les encargó- fue castigado a cabalgar eternamente como alma en pena sobre un caballo negro, acompañado por un grupo de perros diabólicos.

Parece que el Comte Arnau real pertenecía a la familia Mataplana, una de las familias nobles más importantes e influyentes de la Catalunya medieval. Entre sus posesiones figuraba el castillo-palacio de Mataplana (s.XI-s.XIV). Sus restos están situados cerca de Gombrèn y es un buen punto de partida para seguir la pista del Comte Arnau por la zona. Las excavaciones que se hicieron en el siglo pasado recuperaron la primera planta del castillo. Todos los objetos que se encontraron durante los trabajos de excavación se pueden visitar en el Museo del Comte Arnau que está en el municipio de Gombrèn. El último domingo de cada mes se organizan visitas guiadas al castillo.

Castillo de Mataplana, cerca de Gombrèn

Desde Gombrèn, se puede ir hasta el santuario de Santa Maria de Montgrony. Según la leyenda, el Comte Arnau fue el responsable de construir los 144 escalones tallados en la roca, que van desde la hostería hasta la iglesia románica de Sant Pere de Montgrony. De este trabajo le viene parte de su mala fama: parece que prometió a sus vasallos pagarles con una medida de trigo cada medida de piedra que excavaran. Pero nunca llegó a pagarles.

Explanada desde donde salen las escaleras hasta la iglesia de Sant Pere de Montgrony 

El primer tramo de escaleras va desde la hostería hasta la pequeña capilla de Santa Maria de Montgrony, una de las llamadas vírgenes encontradas. La imagen actual es una reproducción de la original que resultó afectada por un incendio. Existen noticias del culto a la Vírgen de Montgrony desde 1.400.

Interior de la capilla de Santa Maria de Montgrony

Desde allá se continúa la subida hasta la iglesia de Sant Pere de Montgrony. Está documentada desde el año 899 y se consagró en 1.138. Tiene un pórtico con tres arcos que precede la entrada y una gran nave con ábside y dos absidiolos en forma de cruz. La puerta de entrada conserva todavía gran parte del forjado románico con el que se reforzó la puerta. Desde allá se puede apreciar una bella panorámica del Ripollès.

Vista del exterior de la iglesia de Sant Pere de Montgrony

Montgrony es el punto de partida de excursiones que va hasta el Puig de Sant Pere, el Puig de Montgrony o l’Avenc de Sant Ou, entre otros. Los amantes de la escalada aprecian mucho la base de la montaña sobre la que se asienta el santuario, donde hay muchas vías abiertas por escaladores.

Montgrony, muy apreciada por los amantes de la escalada 

El paso del Comte Arnau por Sant Joan de les Abadesses y otros puntos del Ripollès, lo dejamos para otro post.

Comentarios

  1. gold price dijo esto el 25 oct 2012

    Quina hora és que el gall ja canta, muller lleial? Quina hora és que el gall ja canta, viudeta igual? Les dotze hores són tocades, valga’m Déu, val. Les dotze hores són tocades, comte l’Arnau.

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.