Selecciona un idioma:

  • Generalitat de Catalunya
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
  • Síguenos en:
  • Facebook
  • RSS
  • Twitter
Lleida

Lleida

El Pirineo de Lleida

El Pirineo leridano cuenta con 10 estaciones de esquí alpino y nórdico repartidas entre las comarcas de L’Alta Ribagorça, El Pallars Sobirà, L’Alt Urgell, El Solsonès y La Cerdanya. Entre las de esquí alpino se encuentran Boí Taüll Resort, Port del Comte y el dominio SkiPallars formado por Espot Esquí, Port Ainé y Tavascan, que también tiene un importante circuito de esquí de fondo. Se puede practicar esquí nórdico en las estaciones de Aransa, Bosc de Virós, Lles, Sant Joan de l’Erm y Tuixent-La Vansa.

El gran atractivo del Pirineo de Lleida es que ofrece una amplia variedad de pistas para todos los niveles, con muchos kilómetros para deslizarse sin parar, en estaciones familiares y de competición.

La Alta Ribagorça

La Alta Ribagorça se encuentra en el extremo noroeste del Pirineo catalán. Desde 1988 tiene su propia comarca, ya que antes formaba parte del Pallars Jussà. Es la comarca más pequeña en extensión (426,8 km2) y la menos poblada de Catalunya. En ella se percibe una sensación de libertad excepcional.

La comarca se divide en tres municipios: Vilaller, La Vall de Boí y El Pont de Suert, capital de la comarca. Boí Taüll Resort se encuentra en el municipio de La Vall de Boí, un área que destaca por su patrimonio cultural basado en el arte románico, el parque nacional y las actividades al aire libre como el esquí o el senderismo, uno de los lugares más visitados del Pirineo de Lleida.

En el Vall de Boí hay hasta ocho iglesias románicas y una ermita, también románica, que se levantaron durante los siglos XI y XII. En el año 2000, la Unesco las declaró Patrimonio de la Humanidad. Forman un conjunto excepcional: Sant Climent y Santa Maria de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulàlia de Erill la Vall, Sant Feliu de Barruera, la Nativitat y Sant Quiric de Durro, Santa Maria de Cardet y la Assumpció de Cóll. En sus interiores albergan pinturas murales, tallas y frontales de altar que llenaban los espacios de imágenes destinadas a difundir los valores espirituales de la sociedad medieval. En la actualidad, desde el Centro Románico del Vall de Boí se abren las iglesias al público y se organizan visitas guiadas.

El parque nacional de Aigüestortes y el lago de Sant Maurici son una excelente representación de lo que podemos encontrar en las montañas catalanas: cumbres que superan los 3.000 metros de altura, ríos, barrancos y cascadas que llenan de agua el país. Una diversidad de especies de animales y vegetación que conviven en un medio físico riguroso y dan vida a este espacio natural protegido único en el sur de Europa.

http://www.vallboi.cat

El Pallars Sobirà

El Pallars Sobirà es una comarca de alta montaña que se extiende siguiendo el curso del río Noguera Pallaresa. Es la cuarta comarca más grande de Catalunya y tiene una de las densidades de población más bajas del país.

Es un territorio que se caracteriza por la vida al aire libre en la montaña. Durante el invierno, sus estaciones de esquí –Port Ainé, Espot Esquí y Tavascan– se llenan de aficionados a los deportes de nieve. Aun así, El Pallars Sobirà es una comarca con actividad los 365 días del año. En las temporadas en las que ya no hay nieve, el río Noguera Pallaresa se convierte en sede de fuertes emociones. Con el rafting a la cabeza, se practican una larga lista de deportes como piragüismo, barranquismo o kayak.

Naturaleza y Pallars Sobirà son dos elementos inseparables. La comarca es fuente de riqueza natural, y su principal atractivo es la Pica d’Estats, la cima más alta de Catalunya (3.143 m). En la comarca también se encuentra el lago más grande de los Pirineos, el de Certascan, y muchos otros regalos de la naturaleza: el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, el lago de Sant Maurici, el Parque Natural de l’Alt Pirineu o la reserva natural parcial de la Noguera Pallaresa-Collegats.

La historia y la cultura están muy presentes en todo el territorio. Pueblos pintorescos, castillos despoblados y torres de vigilancia son solo algunas muestras de la historia de una comarca que expone su pasado en sus sedes culturales.

Las ermitas y los puentes son muestras vivas del arte románico. Cada vez se está tomando más conciencia de su importancia y por ello, poco a poco, se han restaurado las pinturas murales, las tallas y otros elementos.

No se puede pasar por El Pallars Sobirà sin probar su comida. La montaña y el autoabastecimiento han condicionado la gastronomía local de tal forma que entre sus platos típicos destacan el cordero, el queso, el conejo, las setas, la col negra, el membrillo y la pera de Cardós.

http://turisme.pallarssobira.cat

El Alt Urgell

El Alt Urgell está situado en el Pirineo de Lleida. Es la segunda comarca más grande de Catalunya y una de las menos pobladas. La capital, La Seu d’Urgell, es el municipio más grande de la comarca. Su situación es estratégica, ya que permite el acceso a las vías de comunicación naturales de los Pirineos.

Tradicionalmente, El Alt Urgell ha sido una comarca agrícola y ganadera. Con el paso de los años, ha ido evolucionando y hoy el metal y el material eléctrico representan el 50% de la industria de la comarca. Otro sector importante es el de la industria alimentaria, especialmente el dedicado a la elaboración de derivados lácteos. El Alt Urgell es uno de los máximos productores de leche de Catalunya. La mayoría de los trabajadores se concentran en el comercio, la restauración, la hostelería, el transporte y las comunicaciones.

La práctica deportiva es muy habitual en la comarca. En la emblemática instalación del Parc Olímpic del Segre se puede hacer piragüismo, tanto en aguas bravas como tranquilas, y rafting. Los deportes de invierno también tienen su lugar. Las estaciones de esquí de fondo de Sant Joan de l’Erm y Tuixent-La Vansa ofrecen muchos kilómetros para hacer esquí nórdico o excursiones con raquetas de nieve.

El Alt Urgell cuenta con un valioso patrimonio cultural. Desde el Consell Comarcal se impulsa la Ruta Etnogràfica, que comprende el Museo de los raiers de Coll de Nargó y el Mueso de las trementinaires de Tuixent. La esencia del extenso patrimonio se concentra en el románico de la catedral de Santa Maria de la Seu.

www.ccau.cat

El Solsonès

El Solsonès es una comarca prepirenaica de la Catalunya Central, donde se combinan los campos de cultivo con las grandes extensiones de bosque, los ríos y los paisajes de alta montaña. Destacan las cabeceras de los ríos Cardener y Ribera Salada, por el extremo norte, y el altiplano de la Segarra, por el sur. El tercio septentrional de la comarca es la parte que corresponde al Prepirineo, con altitudes que oscilan entre los 1.000 m y los 2.300 m. El macizo del Port del Comte, la sierra de Odèn, la sierra del Verd y la sierra de Busa son las principales cordilleras del Solsonès, enmarcado en el Pirineo de Lleida.

Es una comarca de clima mediterráneo continental, con veranos calurosos e inviernos fríos. Y en la franja norte, donde se encuentran las mayores altitudes, el clima es de alta montaña, lo que invita a la práctica de todo tipo de deportes. En verano, el senderismo, la BTT y el kayak son algunas de las posibles prácticas deportivas. En invierno, la estación de esquí de Port del Comte ofrece un dominio esquiable para todos los niveles.

El Solsonès está lejos de las prisas y del ruido de las grandes ciudades, y ofrece rincones naturales de gran belleza donde abundan los bosques. Resulta agradable realizar rutas a pie y disfrutar de la tranquilidad de la zona.

La artesanía goza de buena salud en el Solsonès porque forma parte de la identidad del territorio. Tiene un fuerte vínculo con la cultura preindustrial pirenaica que aprovecha al máximo los recursos naturales. Cada año se organizan ferias gastronómicas porque es una comarca donde se elaboran muchos productos, ya que la montaña proporciona buenas materias primas. Cabe destacar los embutidos, como la longaniza, el fuet o la butifarra blanca y negra, los trumfos (la patata del Alt Solsonès de grandes cualidades culinarias) y las setas.

www.turismesolsones.com

La Cerdanya

La Cerdanya es una comarca situada en el Pirineo catalán, en la cabecera del río Segre. Se trata de un territorio histórico de Catalunya que quedó dividido entre Francia y España por el Tratado de los Pirineos en 1659: La Alta Cerdanya, conocida aquí como Catalunya Norte, y La Baixa Cerdanya, a medio camino entre Girona y Lleida.

El motor principal de La Cerdanya es el turismo, que genera actividad en sectores como el comercio, la hostelería y los deportes de nieve y al aire libre. Se puede realizar cualquier tipo de actividad en el exterior, como rutas BTT, golf, hípica, pesca y escalada. Sin embargo, el turismo en La Cerdanya se centra en los deportes de invierno. Los amantes del esquí tienen en la Cerdanya dos estaciones de esquí alpino: La Molina y Masella, y tres de fondo: Aransa, Lles y Guils Fontanera. Se trata de una comarca idónea para la práctica de los deportes de nieve. A tan solo dos horas de Barcelona, encontramos 135 km de esquí alpino y 113 km de esquí nórdico. El esquí en la Cerdanya es una apuesta segura.

Este es uno de los valles más anchos de Europa, que destaca por su altitud mínima (unos 1.000 m) y su orientación de este a oeste. Por el sur, destacan las formaciones montañosas de la sierra del Cadí, la sierra del Moixeró y otros macizos como la Tosa d’Alp (el punto más alto del dominio esquiable La Molina + Masella) y el Puigllançada. Este relevo único lo hace atractivo y atrae el turismo en la Cerdanya.

Los mercados son también un gran atractivo en el turismo de la Cerdanya. Diferentes pueblos de la comarca llenan diariamente sus plazas de gente que compra productos de proximidad. Los fines de semana es el turno de Alp y Llívia –los sábados– y Puigcerdà, capital de la comarca –los domingos–. Gastronómicamente, La Cerdanya ofrece comida autóctona muy valorada como el trinxat, los yogures artesanos y embutidos como el pa de fetge.

www.cerdanya.org