SM_pic_PREVIEW_1_738x246
20 jun 2012 0 comentarios Lídia Penelo

Santi Millán: “Que venga gente con nuevas propuestas es positivo”

Domina la comedia, pero también ha demostrado que es capaz de hacernos llorar. El actor Santi Millán (Barcelona, ​​1968) es un intérprete polifacético. Desde sus inicios en La Cubana hasta el papel en la serie Siete Vidas que lo hizo conocido en todo el estado español, Santi Millán ha madurado sus facultades. Combina el cine, la televisión y el teatro con naturalidad, y siempre que puede se escapa a un concierto, porque la música, como el teatro, la quiere vivir en directo.

¿Te gusta hacer el turista?
Si esto implica estar de vacaciones, sí. Ahora mis vacaciones son bastante familiares, con los niños no vamos muy lejos, y solemos quedarnos en Menorca.

Si vienen amigos de fuera, ¿dónde los llevas?
Todo depende del perfil del visitante, pero como no tenemos posibilidad de ir muy lejos, les hago una ruta por Barcelona, ​​vamos a restaurantes, y museos y de esta manera también me ayuda a conocer mejor la ciudad. Vamos a todo tipo de museos, pero al Picasso y a la Fundación Miró vamos habitualmente.

¿Hay alguna parte de Catalunya que te queda por conocer?
Creo que no me queda nada, por suerte, con la compañía de teatro La Cubana tuve la posibilidad de recorrer Catalunya de cabo a rabo. Además, en aquella época, si el trabajo lo permitía aprovechábamos para conocer los pueblos donde actuábamos.

Aparte del trabajo de actor, hace unos meses vas montar un restaurante con unos amigos. ¿Te gusta cocinar?
Lo que más me gusta es la pasta y el arroz, pero me gusta comer y cocinar de todo, aunque, ahora en casa hacemos cocina de batalla.

Virtudes y defectos de la gastronomía catalana.
La gran virtud es la variedad, de defectos por el momento no le he encontrado ninguno. Quizás los que hacen dieta encuentran que el pan y los hidratos están muy presentes, pero también hay pescado, carne, legumbres … ¡La cocina catalana tiene de todo!

¿Qué te llevó a ser actor?
Empecé a hacer teatro con 10 años, y al principio no me lo planteaba como una profesión, pero el feedback con la gente era bueno, me decían que lo hacía bien, y como me divertía, seguí y me fui encaminando.

También te has aventurado a hacer de director.
Esto ha salido de forma natural, intentas explicar las cosas a tu manera y una cosa te lleva a la otra.

¿Tienes algún rincón especial para prepararte los papeles?
No, cuando cae un personaje en mis manos se convierte en algo obsesivo, como un chup chup imparable, y le doy vueltas hasta que le encuentro el punto. No tengo un momento del día en que me cierro y preparo el papel, cuando lo tengo que hacer, es un constante.

Año de gracia, una de las últimas películas donde has trabajado cuenta la historia de unos vecinos del barrio de Gràcia. ¿Cómo describirías este particular barrio de Barcelona?
Es uno de los barrios más atractivos de la ciudad, cuando hice la serie de televisión Les Teresines ya tuve la oportunidad de conocer la cara más familiar de este barrio, y a sus señoras de toda la vida. Ahora, Gràcia es moderno y está lleno de gente joven, pero aún conserva la esencia de pueblo.

Para vivir, ¿pueblo o ciudad?
Estoy bien en la ciudad, y más en una ciudad como Barcelona, ​​que es cosmopolita pero aún te la puedes manejar.

Con el Primavera Sound arrancó la temporada de festivales. ¿Te gusta ir a conciertos o prefieres escuchar la música en casa?
Me gustan los conciertos la música en directo es como el teatro, se vive con intensidad, vivir un momento especial rodeado de gente que vibra por lo mismo  no se puede reproducir en casa con un disco. Creo que una ciudad debe estar viva y debe tener propuestas culturales. Iniciativas como el Primavera Sound hacen que la ciudad se conozca, y todo lo que sea facilitar que venga gente con nuevas propuestas culturales es una contaminación positiva para todos los que trabajamos en Catalunya.

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.