Stitched Panorama
04 jun 2012 0 comentarios Lídia Penelo

Los sedentarios también pueden realizar rutas por el Pedraforca

Aparcad las excusas de estar abonados en el club de los sedentarios. Se puede hacer senderismo por Catalunya sin estar muy en forma. Acercarse al Pedraforca es una actividad apta para todas las edades. El Pedraforca, Paraje Natural de Interés Nacional se encuentra en el corazón del Berguedà, y posee un contexto geológico espectacular. A pesar de ser un punto de referencia para los amantes de la escalada, el Pedraforca también ofrece numerosos recorridos para practicar el senderismo por Catalunya, por eso está considerado un símbolo del excursionismo catalán.

El itinerario que os proponemos es de dificultad moderada, de unos ocho quilómetros con desniveles suaves y paisajes de foto (de las que se utilizan para decorar el fondo de la pantalla del ordenador). El circuito arranca de un prado llamado la “jaça dels prats”, donde está el refugio de montaña que lleva el nombre del escalador Lluís Estasen, uno de los pioneros de los deportes de montaña en Catalunya.

La cima del Pedraforca

El inicio del PR C-123 recorre un bosque de pinos y abetos que conduce al canal de Riambau, donde reposan los enormes bloques de roca que caen de la cima del Pedraforca. Poco a poco, el camino va ganando altura y ofrece una bonita panorámica de la espalda del Cadí. La subida termina en el coll del Verdet (PR C-123), a su fin, llegaréis al Pletissar, un prado muy adecuado para hacer una buena parada y recuperar energías antes de subir hasta las Ajadudes, el punto más elevado del recorrido, a 2.086 metres de altitud.

Una vez llegados a la cima, podéis tomar la dirección de las Siete Fuentes, donde recuperamos las señales del PR C-123 hacia la collada del Teuler. En ese punto empieza el descenso hasta la Font dels Terrers. Las señales nos llevan a un camino de piedras que llega hasta Gósol, un pequeño pueblo del  Berguedá que tiene sus orígenes en el castillo que le dio el nombre y se levantó en el siglo XII. En el interior del castillo se encuentran los vestigios de un núcleo de población que se conocen como Vila Vella, y que fue abandonado a favor del nuevo pueblo levantado al pie de la colina.

Picasso y Gósol

En Gósol, además de recorrer los callejones de piedra podéis visitar el Museo Picasso, un espacio dedicado a explicar la estancia del pintor en el pueblo en el verano de 1906, y como influenció este paisaje escarpado en su manera de pintar. La mayoría de los estudiosos de la obra del autor del Guernica coinciden en apuntar que la forma escarpada de las rocas y montañas de Gósol fueron el empujón que Picasso necesitaba para adentrarse en el cubismo, y romper la perspectiva bidimensional de sus composiciones. Durante dos meses y medio, los paisajes de este rincón del Berguedá inspiraron la obra del artista. Acompañado de su pareja de entonces, Fernande Olivier, Picasso llegó a Gósol en tren hasta Guardiola y los quilómetros restantes los recorrió a a lomos de una mula.

Gósol es uno de los pueblos ubicados en la falda del Pedraforca

Curiosamente, las impresiones de aquel periplo, Fernande Olivier las contó en sus memorias: “Para llegar allí hubo que hacer un recorrido de varias horas en cima de una mula, por caminos flanqueados, de un lado por una pared vertical de roca que te masacraba las manos y las rodillas, mientras que por el otro lado había un precipicio que nos obligaba a cerrar los ojos para vencer el vértigo. Aquellos precipicios no inquietaban a las mulas lo más mínimo. En un momento preciso noté como se aflojaban las riendas de la silla y me desplacé peligrosamente para atrás. Por suerte, el mulero, una vez alertado, recolocó la silla, la mula y a mí”.

Que los comentarios de Olivier no os desanimen: el Pedraforca es una buena elección para hacer senderismo por Catalunya.

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.