Javier Sierra en Montsegur
06 jul 2012 0 comentarios Lídia Penelo

Javier Sierra: “Me fascina todo lo relacionado con Montserrat”

Al escritor y periodista Javier Sierra (Teruel, 1971) se le despertó el interés por la comunicación en la adolescencia. Pronto quedó atrapado por la escritura, y los enigmas de la historia y la ciencia alimentan sus novelas. Viajero nada perezoso, Sierra no duda en desentrañar misterios y, de paso, conocer bien los territorios a los que le lleva su curiosidad.

¿Qué peso juegan los espacios y las ciudades en el desarrollo de tus historias?

En mis novelas, la geografía, los escenarios y los ambientes son tratados como un personaje más. Los documento y exploro a conciencia para que mi cerebro transite por ellos con naturalidad y mi narración refleje esa soltura. Como sucede con las personas, una ciudad o un paisaje también tienen biografía, y un escritor debe estar atento hasta a sus menores detalles para sacarle partido.

¿Hay algún enigma de Catalunya que te despierte curiosidad como para convertirlo en material literario?

Hay muchos, pero particularmente me fascina todo lo relacionado con Montserrat, desde el hallazgo sobrenatural de la Moreneta, hasta las visiones de luces sobre la montaña que tuvo San Ignacio de Loyola mientras escribía sus “Ejercicios Espirituales” o la llamada “misteriosa llum” de Manresa, que después de ser vista en 1345 es hoy objeto de veneración en las fiestas de la localidad. De hecho, “La misteriosa luz” sería un buen título de novela. Quién sabe.

¿Qué partes de Catalunya te quedan por conocer?

No he visitado aún el Valle de Arán, pero espero hacerlo en breve.

Los viajes forman casi parte de tu trabajo, pero, ¿dónde te escapas para desconectar?

Cualquier paraje del Mediterráneo con pinos y mar me fascina. De niño pasé algunos veranos en Sant Carles de la Ràpita y creo que marcaron en mi esa obsesión por contemplar el azul del mar de la cultura con el fresco que dan los árboles junto a la orilla.

¿Qué es lo que más te sorprende de la ciudad de Barcelona?

Creo que es una ciudad con una impresionante capacidad combinatoria. Lo mismo puedes estar en su barrio gótico e imaginar cómo era este puerto de mar en la Edad Media, recibiendo barcos de lugares exóticos, que saltas a la modernidad más absoluta con sus nuevas torres de cristal. Y, en medio de todo, rincones llenos de magia y evocación como la Sagrada Familia o el Museo Clos de Egiptología.

¿Cuáles son tus rincones favoritos de la capital catalana?

Me fascina la biblioteca Arús del Paseo de San Juan y su pasado vinculado a la masonería. Pero, sobre todo, me encantan dos de sus parques: el Güell y el del Laberinto de Horta. Cada uno a su manera, son recintos “iniciáticos”, llenos de un simbolismo cuyo sentido se ha perdido pero que merece la pena volver a explorar.

 ¿Nos puedes contar sobre qué estás escribiendo?

Sobre arte. En especial sobre la trastienda de algunas obras que, como esos parques, hemos olvidado su significado original. ¡Estoy aprendiendo mucho con esta investigación!

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.