Selecciona un idioma:

  • Generalitat de Catalunya
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
    • Me gusta compartir
      Me gusta
      Compartir
  • Síguenos en:
  • Facebook
  • RSS
  • Twitter

Esquí de montaña

El esquí de montaña es una modalidad para la que no es necesario disponer de pistas preparadas ni señalizadas. El objetivo es subir hasta la cima de picos o realizar rutas sin la ayuda de ningún artilugio mecánico. Entronca con el excursionismo, tan arraigado en Catalunya, ya que es una adaptación natural de las salidas de verano.

En Catalunya se puede esquiar durante muchos meses. Las primeras salidas se suelen hacer durante el mes de noviembre, antes de que las estaciones de esquí abran, y la temporada se alarga hasta el mes de mayo, con las estaciones ya cerradas, ya que todavía se puede disfrutar de buenas condiciones en el Pirineo central. La buena calidad de nieve del Pirineo permite esquiar en Catalunya durante muchos meses gracias al esquí de montaña.

Conocido en Europa como esquí alpinismo, es un deporte de riesgo que requiere utilizar un material específico, así como una buena preparación física y mucha capacidad técnica. La subida se realiza con unas pieles de foca que se pegan a las suelas de los esquís y evitan resbalar e ir hacia atrás. Las fijaciones tienen dos posiciones: una, que sirve para subir, deja el talón libre para poder avanzar; la otra, la utilizada para bajar, se fija para deslizarse como si se practicara esquí alpino.

Hay que informarse siempre del riesgo de aludes y previsiones meteorológicas antes de hacer una salida. Se aconseja no practicar nunca solo el esquí de montaña e ir siempre equipado con ARVA, pala y sonda.

La competición en este deporte en Catalunya se inició durante la segunda década del siglo pasado. Se considera que la primera travesía de esquí de montaña en Catalunya fue la de La Molina, en el año 1927, entre el Puig d’Alp y el Puigllançada. Desde entonces, muchos practicantes han seguido subiendo y bajando montañas para ponerse en forma y preparar la temporada de carreras.

El esquí de montaña en competición es también una excusa para disfrutar de la naturaleza y descubrir la infinidad de rutas que ofrece el Pirineo catalán. El esquí en Catalunya cuenta con muchos seguidores y practicantes desde hace años.