Platja Castell
31 oct 2012 1 comentario Redacció

Disfrutar de la costa fuera de temporada

Antes que lleguen definitivamente los rigores del invierno queremos proponer una ruta por la Costa Brava, en un entorno precioso, y que ahora  podemos visitar casi en solitario. Se trata del Espacio de Interés Natural de Castell-Cap Roig. Es uno de los pocos espacios no urbanizados de la Costa Brava y se ha mantenido así porque los vecinos de Palamós y las entidades ecologistas lucharon para preservarlo en la década de los 90. Se debe destacar su valor natural (hay un humedal) e histórico (existen los restos de un poblado ibérico).

En esta ocasión proponemos una ruta desde la playa de Castell hasta la de Cala Estreta. Unos 40-50 minutos de paseo, relativamente asequible, con alguna pendiente y algún camino estrecho al límite de los característicos acantilados llenos de pinos de la Costa Brava.

Vista de la playa de Castell

El camino está perfectamente señalizado desde la playa hasta el poblado ibérico. Allí se puede apreciar La Foradada, un pequeño túnel natural en las estribaciones del macizo del Montgrí, de origen kárstico, que se introduce en el Mar Mediterráneo. Es una de los lugares preferidos de las rutas en kayak, que salen de Cala Montgó, al sud de L’Estartit, y navegan hasta el Montgrí, pasando por las Islas Medas.

La Foradada

Desde allá, sale el sendero que transcurre por los acantilados, sobre cala Canyers i Corbs. En algún momento, el camino se complicada un poco, sin convertirse en una ruta para profesionales. El recorrido continúa después por una vía asfaltada hasta cala Estreta. Desde el 1 de octubre este tramo está abierto al paso de vehículos y  se volverá a cerrar en verano. Pero recomendamos recorrerlo a pie: vale la pena.

Tramo de camino en Castell-Cap Roig

Acantilado en Castell-Cap Roig

Descenderemos hasta el nivel del mar en cala Estreta y nos detendremos allí, para disfrutar del lugar. Un poco más allá, está la cala Roca Bona y la de Cap de Planes, donde se practica el nudismo. En cala Estreta (estrecha,  por su pequeña franja de arena) hay una antigua barraca de pescadores, de vuelta catalana, que gestiona el Ayuntamiento de Palamós y al cual se puede solicitar su uso.

Cala Estreta

De vuelta, volveremos por el interior. El recorrido es más corto y permite ver la barraca de Dalí. Era el taller que Alberto Puig Palau, adinerado propietario de Mas Juny, regaló a su amigo pintor. Cuenta con un toque original como quien había de utilizarlo: una puerta de entrada inclinada. Dalí agradeció el detalle y estuvo allí, existen fotos, pero en aquellos momentos ya pintaba en Portlligat. No se tiene constancia que pintara ningún cuadro en esta barraca de Castell.

Barraca de Dalí en Castell-Cap Roig

Si se decide realizar esta ruta, se recomienda utilizar calzado y ropa deportiva, llevar un impermeable para la lluvia o algún tipo de ropa que pare el viento, agua y crema protectora. Antes de salir, mirar la previsión del viento, no sea que la Tramuntana les complique el trayecto.

También se puede recorrer el GR-92, que recorre por el interior todo este espacio natural. El punto de partida está situado antes de llegar al aparcamiento.

Comentarios

  1. Descubrir la Costa Brava dijo esto el 05 nov 2012

    Hola,

    No conocíamos esta ruta y tiene muy buena pinta, muchas gracias!
    La probaremos y ya os comentaremos!

    Gracias!

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.