Boris sombrero azul_738x246
22 jun 2012 0 comentarios Lídia Penelo

Boris Izaguirre: “El Paseo de Gracia es como el Mar Mediterráneo”

Boris Izaguirre (Caracas, 1965), de sonrisa perenne, combina sus colaboraciones en diversos medios de comunicación con la escritura. Barcelona es una de sus ciudades favoritas, y conocerla a través de sus ojos es una experiencia repleta de lujo.

En tu última novela, ‘Dos monstruos juntos’, el lujo juega un papel importante. Tú que has vivido y conoces bien Barcelona, ¿la recomiendas a visitantes que buscan productos exclusivos y  de lujo?

Por supuesto. Siempre pueden ir a Santa Eulalia, por ejemplo, y encontrar lo mejor de las mejores marcas y al mismo tiempo dejarse fascinar por la arquitectura, los espacios exquisitamente decorados de la tienda. Santa Eulalia es la mejor tienda de España. Y, desde luego, Barcelona es una de las mas importantes capitales gastronómicas del país y yo diría que del mediterráneo y además con un amplísima oferta para casi todos los presupuestos. Soy fan entregado de cualquiera de los restaurantes de el grupo Tragaluz dispersos por toda la ciudad y hasta al borde de la playa pero soy también muy fan de los grandes clásicos como  Vía Veneto y desde luego considero un templo  Moments, el restaurante de carme Ruscalleda en el Hotel Mandarín. Lo dirige su hijo, Raúl,  con muchísimo talento y distinción.

 ¿Cómo describirías el Paseo de Gracia a alguien que no lo conozca?

El Passeig de Gràcia es como el mar mediterráneo convirtiéndose en asfalto y concreto con diseño modernista. Y cualquier día del año está  repleto de hombres y mujeres muy, muy atractivos.

¿Qué es lo que te interesa de una ciudad como Barcelona?

Que tiene siempre dos vidas, todo se duplica. Hay mar y montaña. Hay la Barcelona de arriba de Diagonal y la Barcelona de debajo de Diagonal. Hay la de noche y hay la de día. Hay la cultural y la canalla. La de puerto y la de ciudad.

¿Qué factores intervienen para que sea ciudad elegida por muchos homosexuales como su destinación turística?

Vaya, nunca lo había pensado. ¿Los ojos y la mirada tan intensa de los varones catalanes? Te miran y te atraviesan. Yo creo que Picasso aprendió a mirar de esa manera cuando vivió en Barcelona.

La cocina también es protagonista en ‘Dos monstruos juntos’. ¿Qué te atrae del mundo culinario?

Que es un teatro y que muchas veces los cocineros me recuerdan a esos grandes actores del teatro, tipo Vittorio Gassman, rodeados de un aura,  divos con un sabor intelectual. Alfredo, el cocinero de “Dos Monstruos Juntos” es un artista que teme prostituirse, venderse y sacrificar ese talento y creo que esa es una situación en la que se encuentran muchos de los grandes cocineros que he conocido.

¿Hay algún plato de la gastronomía catalana que esté entre tus favoritos?

Varios. Los canelones en casa de Carmen Ballcells, la esqueixada de bacalla, la butifarra blanca como la sirven en casa de Elisenda Nadal. Ah y las tapas y esos pescaditos deshechos en Cal Pep en el Born.

Muchos restaurantes de Catalunya están distinguidos con Estrellas Michelin, ¿recomendarías alguno de ellos?

Neichel, Moo, Dos Cielos y muy especialmente, porque son una familia adorable, Gaig.

¿Para desconectar, dónde sería más fácil encontrarte en una casa de turismo rural o en un buen hotel urbano?

 Siempre en un hotel urbano. Y si tiene una buena piscina, mucho mejor.

 

Publicar un comentario

* Campos obligatorios.
Los comentarios de este BLOG están moderados por su autor.